Yes Radio FM
La increíble historia del Arca de Noé
Yes Kids

La increíble historia del Arca de Noé

Cuenta esta historia que hace mucho, muchísimo tiempo, los hombres comenzaron a destruirse entre sí. Tal era la maldad entre todos, que Dios, enfadado, decidió acabar con esa generación. Con todos, menos con una familia que creía buena y justa. Era la familia de Noé, un hombre muy noble que a pesar del mal que reinaba alrededor, había criado a unos hijos a imagen y semejanza suya, con grandes valores.

Dios decidió mandar sobre la Tierra un gran diluvio. Llovería durante 40 días y 40 noches y con tanta fuerza, que los mares crecerían y toda la Tierra quedaría inundada. Los hombres y animales se ahogarían. Y, para evitar que la familia de Noé muriera, y que los animales se extinguieran, encargó a Noé una delicada e importantísima misión.

Noé recibió el mensaje de Dios:
– Noé, Noé… – le llamó Dios- Dentro de unos días mandaré un terrible diluvio sobre la Tierra. Lloverá durante 40 días y 40 noches sin interrupción. Necesito que construyas con urgencia un arca lo suficientemente grande como para salvar a una pareja de cada especie de animales. También tú y tus tres hijos, junto a todas las mujeres de tu familia, estaréis en el arca a salvo. Tu misión será después repoblar la Tierra.
Noé se asustó bastante. Al contárselo a los demás, le acusaron de ‘loco’.

– ¿Un diluvio?- dijo extrañado uno de sus hijos- ¡Si por aquí apenas llueve! Yo creo que lo soñaste, papá.
Pero Noé insistió, y sus hijos decidieron ayudarle en la construcción de la enorme barca. Consiguieron mucha madera y se pusieron a crear el arca con rapidez.

Después, la familia de Noé buscó parejas de todos los animales, y les hicieron entrar en el arca, en donde también habían dejado un gran espacio para guardar el alimento que les mantendría con vida durante el tiempo que durara el diluvio. Así, el arca se llenó de todas las especies de animales: caballos, elefantes, jirafas, cebras, osos, tigres, perros, gatos… hasta insectos, aves y reptiles.

Y tal y como Dios le había anunciado a Noé, al cabo de unos meses de darle la noticia, el cielo se cubrió y comenzó a llover con mucha fuerza. En pocos días, el agua llegó hasta donde estaba el arca, y ésta, comenzó a navegar.

La fuerza de la lluvia era tal, que en pocos días el nivel del agua cubrió buena parte de las montañas.
La familia de Noé tuvo que esperar 40 días y 40 noches para volver a ver brillar el sol en el cielo. A los 150 días del inicio del diluvio, el arca por fin se asentó en una montaña: el monte Ararat.

Noé utilizó un cuervo para comprobar cuándo podían bajar a la Tierra. El cuervo iba y venía sin señales de ningún tipo. Entonces Noé mandó una paloma. La primera vez regresó sin nada. Al cabo de unos días, la soltó de nuevo, y la paloma regresó con una ramita de olivo en el pico. De esta forma Noé y su familia supieron que las aguas al fin se habían retirado.

Esperaron una semana más para bajar a la tierra firme.
Al fin allí, los animales se fueron y la familia de Noé construyó de nuevo unas viviendas. Dios, apenado por cómo había quedado todo, se comprometió por su parte a no volver a provocar un diluvio así nunca más!!!
– Cada vez que mande nubes sobre la Tierra- dijo- haré que aparezca un arco de colores (el arcoíris) para recordar este pacto entre nosotros.

Y colorin, colorado, esta historia se ha terminado.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Acceptar Leer mas